jueves, 14 de abril de 2011

Breve texto para una noticia

Muchas veces creemos que un accidente fatal, o una enfermad crónica nos condicionará la presión cerebral, pero son solo algunas de las asfixiantes psicológicas a las que debemos enfrentarnos en nuestras vidas.
Elegir una carrera para que nos de la alimentación de la sabiduría, el gusto de practicarla diariamente y el subsistir diario (hasta pagar un alquiler o comprar una gaseosa)nos pone en un gran  conflicto con nosotros mismos: ¿Cómo sostener la misma adicción a hacer lo que nos gusta  a lo largo de los años? .
Podríamos plantear varias hipótesis pero ninguna nos vaciaría la mente como para dejar de pensar en ello.

Una seria zambullirnos en la desesperación de ser multifacéticos y creer que lo podemos todo y más, pero resultaría en vano, ya que no podemos coser y encerar al mismo tiempo; otra de las propuestas sería la de volcarnos en un solo nicho sin más posibilidades, pero eso nos crearía la incertidumbre de creer que en algún momento nos aburriríamos. Si bien existen personas que lo hacen, aun creemos que no deberían estar estas posibilidades en nuestros destinos, estos somos nosotros, un gran signo de pregunta divagando por las calles, ya no es nuestra cabeza sino un continuos interrogantes paso a paso. Entonces optamos por el curso mas corto, de capacitación mas fácil, y dejamos nuestra órbita existencial a la suerte de las consecuencias de nuestras azarosas acciones.

O bien nos aseguramos un propósito, sabemos que queremos ser y luchamos con todas nuestras fuerzas para abrir cada cerrojo de cada puerta - problema - que se nos plantea.
He aquí el surgimiento de nuevas trabas o candados. ¿Con que llave se abre la paciencia que debemos conservar para no caer en la tentación de aniquilar algún docente?

Continuará,,,,,