sábado, 23 de julio de 2016

Curriculum Resumido para Profesionales sin foto, para confiar ciegamente


Cumpleaños infantil, invitaciones personalizadas, diseño unico







Capitulo I

Capitulo I Encuentro conmigo. Pero apenas.

Quiero hablarte a vos… a vos que soy yo al mismo tiempo, a vos que me bancas en tu reflejo, o en el mío, a vos que sabes como la vida nos complico un poco pero acá estamos haciendo un recorrido... intentando que algo sea cierto. Ya buscamos y probamos demasiado. Ya vivimos en lugares distintos y el viento no se llevó nuestros problemas. Ya nos dimos cuenta que quedarse es enfrentarnos y ya debes saber que estas líneas son honesta y desinteresadamente para vos. Estuvimos juntos siempre. Un siempre olvidado que solo se vuelve recuerdo amargo. Vivimos sin cordura, con locura, pero todo termina, nada es para siempre y no siempre es igual. Grandes frases se colaron en nuestras conversaciones. Con nosotros mismos y con los demás.

El esfuerzo llevo años. Fue como volver a empezar, a menudo la energía era positiva, las cosas marcharon en un principio bien. Hasta que apareció el amor. Que es claro, lo complica todo aunque debería solucionar. El gran problema es que idealizamos… o en realidad... idealicé… tanto que se me fue de las manos. Y cuando utilizo el plural viene de mi, de quien escribe, con la que piensa, de la que piensa con la que siente, de todas esas voces que tenemos en la cabeza. De todas esas yo que me dan vuelta y atormentan.

Escribir acerca de mi es bastante confuso, como leerte a vos y quererte encontrar en palabras de otro… no es fácil, pero si se aplica la comparación entonces te alivias de saber que no sos el único loco suelto. Es normal que uno se sienta loco. Incluso cuando dice ser normal. Más aún cuando no lo reconoce. ¿Qué tiene de malo reconocer con uno mismo que tenemos un poco de locura dentro?

Todo comienza en la niñez, en la relación con hermanos o con uno mismo si es hijo único, en la relación con los padres o la inexistencia de ellos. De si hubo o no,  encuentros cercanos con personas queridas que jamás imaginamos como seria en un futuro lejano. El mundo seguiría igual solo que yo sin Jime y sin nuestro grupo de fans de Thalía…

La verdad es que es complicado explicarles por partes y por supuesto es peor todo junto. Pero hago el intento para quienes tienen intelecto. No quiero que pienses que si no sos erudito no podes leer este libro, digo que hay que saber leerlo... Entender por qué va y viene, y sobre todo hacia donde va.

No hay vidas simples, hay una vida, en la que se convive, quieras o no. Es algo que duele, porque algunos queremos solo abstraernos de nuestro alrededor, pero resulta que hay que pagar boletas o salir a comprar pan, puchos, y lo que sea nos obliga a tener que socializar.

Para algunos, como para mí, es duro, a veces no quiero pisar la vereda y si la piso me gustaría que sea en pantuflas, ir hasta el kiosco sin que nadie me vea, sacar lo que necesito y dejar la plata en el mostrador. Volver lo más rápido posible y esconderme, como si alguien pudiera hacerme mal. Y no esta mal pensar así, ahora espero no ser yo la única loca. No está mal… porque soy así, la vida me hizo de este modo y no es miedo a la gente, es miedo a mi, a cómo yo reaccionaria frente a la vecina que me viera en esas condiciones, y para no dar explicaciones, huyo, intentando redimirme alguna vez cediendo el lugar a alguien en el colectivo o buscando la forma de hacer feliz a alguien. A veces es hasta agotador, pero renueva.
Con él, éramos friolentos, apasionados, intensos. Pasábamos ratos al sol en un parque preciso con barrancas y rio. Un rio que se dejaba enamorar de todos. Además tenía como un canto, un silbido de tranquilidad… un reflejo del atardecer que amábamos, aunque nunca nos detuvimos a mirar uno. Nos queríamos... aunque no nos dábamos cuenta del amor del otro. Pasaron los días y meses. Peleábamos por pavadas... propias y ajenas. No supimos darnos cuenta. El tiempo estaba pasando y se terminaba para nosotros. Si hubiera sabido, hubiese encerrado el orgullo, pero no por libre aspiración de ser quien quería que fuese, sino para darle todo... todo lo que se merece. O se merecía, porque al final de cada historia es otro precio. El precio de pagar y arreglar todo lo que en sentimientos quedó roto. Pero el tiempo fue engañoso y nos soltó la mano. O el me la soltó a mi literalmente. Será que alguien que se enamora una vez, puede volver a sentir lo mismo por la misma persona otra vez? O se va tan lejos el sentimiento que nos abandona con real criterio dejándonos en la vida desechos, sin amor y con codicia de más amor, pero de ese que no tenemos. La gente dice que uno siempre quiere lo que no tienen, es muy claro y arbitrario, un juego psicológico... es claro que quiero lo que no tengo, si lo tuviese para que lo quería... es la misma vida la que nos lleva a buscar cosas o personas que nos hacen falta, pero mas notorio es cuando no lo esperamos, pero sabemos que lo necesitábamos aun sin darnos cuenta.

Pensemos en tomar mate, compartir un momento con alguien, dar y recibir, comparémoslo con la vida misma, sentir y saber que el otro está para recibir nuestro gesto y convencidos de que retorna, pero llega ese momento del no, gracias, paso. Y te lo dejan ahí titilando, te tiembla la mano y ya no querés seguir solo, porque el mate es compartido, como el amor, pero el otro dijo basta, y vos te quedas ahí... con el corazón mas que nunca palpitando, agitando, haciendo gestos imprevisibles y sabiendo que es en vano.

Pero quien te dice que los años pasan y reabrimos el caso, me gusta pensar que puede haber otro capitulo, destinado a vos y a mí... y a todo lo que no fuimos y quisimos ser. Y me pregunto seriamente ¿porqué no ahora? Y claro… ahora no querés. Pero Ene… yo no creo que estés seguro, el mejor caso es cuando te acostas y volves a tener hambre, o te tapaste hasta la cabeza y no apagaste la luz, creo que ese instante es el que te esta cegando… no es obsesión lo mío. No, y mirá que lo pensé. Pero no puede ser. Es amor. Es amor del verdadero. De ese que desea lo mejor incluso cuando en el mientras tanto nos hacemos pedazo, igual de esa historia estoy acostumbrada.
La historia de mi vida es bastante complicada, arrancó de prepo y no se detuvo casi nunca. Y digo casi porque tuve dos momentos en los que recuerdo muy precisamente que no recuerdo nada. Fueron cautos pero repentinos, dolorosos y pasajeros. Me detuvieron para ver de otra manera lo que hasta ese momento veía, siempre para salvarme aunque no parecía.


Y todo esto fue para comenzar a contar una historia de verdad… una sin secretos pero con algunos huecos, solo para que sepas que siempre habrá más. No dejo de hablarte, solo de otra manera voy a contarte… la vida... los hechos... Mi desecho. Creo que escribir de alguna manera me ayudará a soltar. Ya probé muchas cosas y sinceramente quiero agotar las posibilidades, es lo que me queda... morir ya no es una opción... No por decisión propia… es sólo un hecho que escapa a mí. Pero esa sí es otra página de otro libro.